Gracias por compartirShare on FacebookTweet about this on Twitter

Marina decidió ponerse en contacto conmigo buscando ayuda para sacar buena nota en el Speaking y la suya es una historia de éxito. Cuando estrené este blog me escribió para decirme que ella también quería contar aquí su historia, así que le mandé unas preguntas a las que ha contestado. Hoy, le cedo la palabra.

Hola Marina, ¿nos puedes contar algo sobre ti?

Soy de Valencia aunque vivo en Los Angeles. Estudié Historia del Arte en Valencia y cuando me licencié quería estudiar algo más, así que me matriculé en la licenciatura de Bellas Artes en la Universidad de Barcelona. Cursé la especialización de restauración, y ahora tengo la suerte de trabajar de lo que me gusta: me dedico a restaurar obras de arte.

¿Dónde trabajas y cómo llegaste allí?

Actualmente trabajo en el Getty Center de Los Angeles restaurando y haciendo el mantenimiento de la colección de fotografía. Todavía no sé ni cómo conseguí este trabajo, no me lo puedo creer.

Todo empezó cuando yo trabajaba en un museo de Barcelona como guía. Estuve allí 2 años, mientras acababa la carrera. No era un trabajo muy bien pagado, y yo quería poner en práctica mis conocimientos sobre restauración, así que me puse a buscar trabajo en ese ámbito. El primer trabajo que encontré fue en la Sagrada Familia, era la encargada de restaurar algunas de las piedras que estaban un poco estropeadas por el paso del tiempo. Aunque tener el primer trabajo en un monumento patrimonio de la Unesco era un privilegio para unos pocos y yo me sentía muy afortunada, tenía ganas de hacer algo más. Salir fuera del país y tener una experiencia internacional.

¿Fue entonces cuando optaste a la beca?

Sí, me enteré de que en el Getty Center salían becas cada año para distintos puestos, y una de estas becas era para trabajar de restauradora en las diferentes colecciones. Opté a ella sin mucho ánimo, la verdad. No es que sea pesimista, pero siempre pensé que no me la darían porque lo veía imposible, demasiado bueno. Mandé todo el papeleo y me contestaron a las 2 semanas.

¿Qué te dijeron?

Que todo estaba correcto y estaban muy interesados en mi perfil, pero que faltaba un papel. El del TOEFL. Yo ni me había dado cuenta de que lo pedían, imagínate. Tenía un mes para presentarme y enviarles los resultados del test. ¿Para qué me he metido yo en este lío?, pensé. Pero ahora ya estaba hecho, así que ¡para delante!

Me matriculé en el TOEFL y me puse a estudiar como loca. Aunque había estudiado inglés en el colegio y no se me daba del todo mal, no tenía ni idea del formato del examen, ni del temario que entraba. Y lo que me ponía más nerviosa era el hecho de que sólo me podía presentar una vez: si no sacaba la puntuación necesaria no tendría tiempo de volverme a presentar. Lo que llevaba peor era el Speaking: no tenía ni idea de pronunciación.

¿Fue entonces cuando te pusiste en contacto conmigo?

Sí, busqué herramientas con las que preparar el TOEFL en general por Internet, ya que no me daba tiempo a matricularme en ninguna academia. Y buscando, buscando,

¿Qué tal la experiencia?

La verdad es que fenomenal, si no no estaría escribiendo esto, je je je. Las técnicas que recomiendas son infalibles y lo pude preparar de manera rápida. Necesitaba focalizar los esfuerzos y con tu ebook lo conseguí. El día del examen llegué relajada y con mucha seguridad en mi misma, y conseguí un 28 de 30 en la sección Speaking. ¡Más de lo prometido!

¿Aprobaste el TOEFL a tiempo?

Conseguí una buenísima nota en el test TOEFL, y al hacer la matrícula escogí la opción que te dan para mandárselo ellos directamente. Así no perdía tiempo y dinero en los gastos de enviarlo por correo urgente, lo que me hubiese retrasado unos 3 días. En cuanto lo recibieron me contestaron, el puesto era mío, sólo quedaba una última formalidad: una entrevista por teléfono. En otras ocasiones me hubiese puesto nerviosa, pero gracias a la seguridad que adquirí para realizar el Speaking del TOEFL sentía que tenía todas las herramientas para hacer una buena entrevista y mantener una charla. La hice y a las 2 semanas ya estaba volando hacia los Estados Unidos.

¿Qué tal la vida en Los Angeles?

Increíble, aunque al principio me costó un poco. Llegar sola a una ciudad tan grande es difícil. Además, es un lugar muy diferente a Barcelona o Valencia. Echaba de menos el Mediterráneo y las terrazas de los bares donde solía desayunar en calma los fines de semana. Además, no conocía a nadie.

Por suerte, el trabajo me encanta y me siento muy afortunada de poder trabajar en un museo como el Getty. Mis compañeros y compañeras son un encanto y rápidamente nos hicimos amigos. Y con amigos, la cosa cambia, claro. Gracias a ellos he conocido mucha gente en la ciudad y ahora me siento como una más.

Es cierto que esta es una ciudad muy loca, con mucho movimiento a todas horas, pero aprendí a vivir en ella. Además, como tengo bastantes días libres, puedo viajar por los Estados Unidos. A veces alquilo un coche o una van para viajar por la costa de California, y ya he visitado lugares como San Diego o San Francisco. Además, los vuelos internos en los Estados Unidos son muy baratos, así que muchos fines de semana aprovecho para visitar otros estados.

¿Recomiendas los Estados Unidos como un país en el que vivir?

¡Sin ningún tipo de dudas! Al principio puede asustar marcharse lejos de la familia y amigos, y del lugar donde has vivido siempre, pero si uno quiere encontrará una nueva familia aquí. Es un país maravilloso lleno de gente buena y grandes oportunidades, como la que me ofrecieron a mí. Después de un año trabajando me ofrecieron quedarme con contrato de 10 años. Así que tramitaron mi Green Card y ¡veremos qué pasa en 2021!

EASY TOEFL EBOOK

LA AYUDA PERFECTA PARA TU EXAMEN TOEFL, LA MEJOR INFORMACIÓN SOBRE TOEFL DISPONIBLE EN CASTELLANO

  • Obtén un 26 en la sección speaking
Gracias por compartirShare on FacebookTweet about this on Twitter